El risotto es quizá uno de los platos que mas me gustan, además me encanta el proceso de prepararlo con calma, la copa de vino, la tranquilidad que da, remover el arroz sin prisa para que el almidón vaya amalgamando. Una delicia. En mi casa es un clásico de los fines de semana.
Nuestro favorito. Este. Es delicado, el sabor de la gorgonzola, con la suavidad y dulzor de la calabaza hace que sea exquisito
Las nueces, pues al gusto, porque algunos somos de los que no nos gustan los frutos secos en los platos, pero un poquito le da un toque único.Y son sanas!
Vamos con la receta:
. 1,250 gr de caldo de pollo
· 300 gr de calabaza limpia y cortada en cubos
· 1 ramita de canela
· 2 dientes de ajo picados
· 1 cebolla picada
· 2 vasos de vino blanco
· 400 gr de arroz
· 200 gr de queso gorgonzola
· 100 gr de nueces
· 70 gr de mantequilla
· 100 gr de parevano

Modo de hacerlo:

En una cazuela calentamos un poco de aceite de oliva y cocinamos el ajo y la cebolla picados. Cuando empiece a tomar color incorporamos la calabaza y la canela y cocinamos 3′ a fuego medio. Incorporamos el arroz, mezclamos bien todos los ingredientes y agregamos un poco de caldo que debe estar caliente y muy sabroso.

Removiendo continuamente vamos añadiendo caldo a medida que es absorbido (durante 15′ aproximadamente). Probamos el arroz que debe estar un poco duro en el centro y muy sabroso. Agregamos el último cazo de caldo y retiramos del fuego. Sin dejar de remover introducimos el queso gorgonzola, las nueces, el parmesano rallado y la mantequilla. Dejamos reposar 2′ y servimos.

Tan fácil como esto. Os proponemos una ensalada sencilla para acompañar

Que felicidad que llegue el fin de semana!